Preocupación en los diputados oficialistas porque Cambiemos no pudo sumar aliados en el Senado

En la Cámara alta se votó el proyecto del oficialismo que reduce impuestos a las tarifas, pero afecta a las cuentas municipales. Cambiemos logró la aprobación sin el acompañamiento de ningún bloque de la oposición; por eso, en medio del retiro que realizan en Mar del Plata, los diputados amarillos aceptan que será difícil convertirlo en ley.

Con los 29 votos de la bancada de Cambiemos, el Senado aprobó hoy el proyecto de ley que modifica la contribución de las prestatarias eléctricas y de agua a los municipios, y que son cargadas en las facturas de los usuarios. La iniciativa, que ahora deberá ser sancionada por Diputados, establece la reducción del 6 al 0,01% en las facturas de luz, y del 3 al 0,01% en la de agua. Como ese es dinero que dejarán de recibir las comunas, la oposición en su conjunto se opuso.

Entonces, la ley, que llegó al recinto de la Cámara alta luego de pasar por la Comisión de Presupuesto, donde el oficialismo también hizo pesar su mayoría, pasó por el Senado únicamente porque Cambiemos tiene la mayoría propia. Pero en Diputados esa mayoría no existe, el oficialismo es la primera minoría y necesita sí o sí de consensos con otros bloques para conseguir la mayoría simple.

Por ello se vieron gestos de preocupación en Mar del Plata, donde los diputados del bloque oficialista realizan hoy y mañana una retiro que incluye charlas sobre economía y política. La preocupación radica en que esperaban que en el Senado hubiera algún consenso con alguna de las bancadas opositoras, en clara alusión al Frente Renovador y al bloque peronista que responde a los intendentes, para que la aprobación del proyecto no fuera sólo con las manos de los senadores amarillos.

Los diputados creen que será difícil torcer en la Cámara baja la voluntad de alguno de estos bloques, debido a que por lineamiento político difícilmente un sector que votó de una manera en el Senado lo haga de forma distinta en Diputados, por más que existan algunos antecedentes que echan esta presunción por tierra. En ese marco, los legisladores que responden a María Eugenia Vidal saben que será muy difícil cumplimentar con el pedido del Ejecutivo de reducir ambos impuestos tal como lo quiere el Gobierno.

La última jugada del oficialismo es contar con el apoyo de las dos bancadas con anclaje peronista, de dos legisladores cada una, y que cuentan con proyectos similares con la intención de atemperar el golpe tarifario al bolsillo de los usuarios. Esas bancadas son Peronismo Kirchnerista (Rocío Giaccone y José Ottavis) y Convicción Peronista (Patricia Cubría y Alejandra Martínez)

Fuente: latecla.info