Sábado 15 Diciembre 2018

Automóvil Club Bolívar

El Automóvil Club fue una Asociación de Cultura y Fomento bolivarense que se constituyó en 1927.

El fin primordial de la entidad automovilística consistió en conservar los caminos que eran arreglados por las cuadrillas del Ministerio de Obras Públicas de la Nación y de la Provincia.

La citada asociación también se ocupaba de organizar comisiones vecinales para efectuar reparaciones en los lugares donde no llegaba la acción de los equipos camineros del Estado.

En aquella época, el Partido de Bolívar, necesitaba una entidad de este tipo de iniciativas, pues los terrenos eran muy ondulados y dada su vasta extensión, se dificultaba enormemente el trabajo que realizaban los servicios de vialidad.

Recordemos, que en aquellos años, nuestro territorio tenía muchas lagunas y bañados, es decir, los accidente geográficos naturales daban a nuestra zona fama de poseer tradicionalmente malos caminos.

Es así entonces, que el “Automóvil Club de Bolívar” desarrolla una acción destacada, respondiendo a los propósitos desinteresados inspirados en sus organizadores y primera Comisión Directiva. Mejorar la vialidad del país se consideraba una inclinación de bienestar y engrandecimiento económico.

La institución rápidamente comenzó a crecer. Bajo la bandera del progreso que congregó inicialmente a unos 400 asociados, el Automóvil Club favoreció la conservación de terraplenes con el arduo trabajo de peones camineros.

Con arados y rastras, además de implementos agrícolas varios que estaban al alcance del vecino rural, se efectuaron diversas y numerosas obras de terraplenado con costos casi nulos de ejecución.

Es importante destacar, que la operación de relleno que se realizaba para llevar el terreno a una cota determinada con implementos y herramientas precarias, era una actividad de poca eficacia si la comparamos con la actualidad.

El trabajo vial demandaba mucho sacrificio, pero era necesario realizarlo para el uso común de los caminos.

El procedimiento de mejorar los caminos con operaciones de vertido de tierra para tapar huecos naturales y acciones de compactación a fin de eliminar espacios vacíos en el suelo, fue una tarea que introdujo con poca suerte en Bolívar la Asociación de Cultura y Fomento en el año 1926. Las frecuentes y abundantes lluvias no ayudaron a los resultados provechosos que pretendían con dicha iniciativa.

 
 

 

Las sacrificadas actividades viales se destacaron en los enlaces de San Carlos de Bolívar con las localidades de Urdampilleta y Pirovano.

La comuna local colaboraba con costosas máquinas aplanadoras. Su demanda era muy necesaria para arreglar los caminos rurales, sin embargo mucho más se reclamaban para la ciudad y calles periféricas, por lo tanto su presencia era escasa en las campañas viales.

Sobre la actividad en particular, se puede decir que los terraplenes que se hacían con arado y rastra, era un procedimiento simple que consistía en “arar al revés”, dejando un espacio de uno o dos metros al medio sin remover la tierra y pasando varias veces la reja sobre lo arado. Estas acciones viales eran superiores a las realizadas con palas de buey, porque no tenían golpes que dificultaran la velocidad del tráfico automovilístico.

En cuanto a la altura, los terraplenes alcanzaban en promedio 1 metro, y algunas veces mucho más, siempre que hubiera tierra natural disponible. Las obras de mejoramiento y construcción de caminos se realizaban en épocas de pantanos secos.

Los procedimientos y actividades que se realizaron, eran prácticos, notablemente económicos y accesibles a todo vecino rural. La iniciativa del Automóvil Club, de mejorar y arreglar los caminos locales era luego completada por los peones camineros, quienes destacaban los mejoramientos realizados, pues decían que nada tenían que envidiar a zonas más favorecidas por terrenos altos y llanos.

Una vez más, queda afirmado un concepto simple de nuestros antepasados: Con tesón y la inteligencia del hombre, todo se puede.

La progresista institución, estaba formada por los siguientes vecinos:

COMISION DIRECTIVA (1927)
Presidente: Pedro Fernández López
Vice-Presidente: Pedro M. Artola
Secretario: Pedro G. Demaria
Pro-Secretario: Marcelino W. Arce
Tesorero: Guido Grossi
Pro-Tesorero: Juan M. Guichandut
Vocales Titulares: Pedro C. Llorens; Domingo J. Althabe; Pablo Arné; Raúl J Etcheverry; Juan Maineri, Señor J. Hilario Sagasti; Joaquín R. Peñoñori; R. Ramón Belen; Miguel A. Arce.
Vocales Suplentes: Salvador Pizarro; Señor Baldomero Alduncin; Enrique Laporte; Pedro Arrospide; Manuel Net; Seizo Ito; Juan Aguirrezabala.

 

Fuentes consultadas

Estás a un click de nuestra historia…Si te gusta nuestra propuesta suscribite a nuestro canal de YouTube para seguirnos.

 
 
 
Adrián Ituarte
partidodebolivar.com
Todos los derechos reservados

 

1878 - 2 de marzo - 2018

Institucional

Institucional 350x87px