Sábado 15 Diciembre 2018

Estrategias y rosca en un peronismo que puso a Espinoza contra las cuerdas y busca la unidad

El matancero hace todo lo posible por prevalecer en el cargo y solo recibe cachetazos de parte de los intendentes. Las últimas tres reuniones que buscó, fueron vaciadas. El único consenso entre los alcaldes es que Espinoza de un paso al costado. La estrategia kirchnerista.

Tal como anticipó La Tecla.info, los intendentes peronistas de la provincia de Buenos Aires, o la gran mayoría, logró llegar a un acuerdo previo al cierre de listas. El gran objetivo de los jefes comunales es que el actual titular del Partido Justicialista, Fernando Espinoza, de un paso al costado y no tenga ningún tipo de cargo en la estructura partidaria.

Los tiempos del reinado del hincha de San Lorenzo llegaron a su fin hace bastante tiempo y las constantes derrotas electorales lo acercaron cada vez más al precipicio.

Así las cosas, el matancero jugó su última ficha para intentar quebrar la voluntad de los alcaldes y lograr su aspiración personal, continuar manejando los hilos partidarios. En ese sentido, con el aval del kirchnerismo, dividió un poco más las aguas del peronismo y movió a Walter Festa, alcalde K, que se había pronunciado como candidato.

En definitiva, el hombre ligado a la estructura camporista anunció en las redes sociales que bajaría su candidatura para consolidar la unidad peronista detrás de la candidatura de Espinoza. Divide y reinarás, expresó Julio César hace bastante tiempo y la frase se mantiene vigente.

Del otro lado, los intendentes que buscan la renovación y que le repitieron tres veces en cinco días a Espinoza que él no los representa, tenían una estrategia similar bajó la manga. Gustavo Menéndez, alcalde de Merlo, baja su candidatura siempre y cuando Espinoza de un paso al costado y quede fuera del reparto.

“El único consenso es que Espinoza no nos representa”, explicó uno de los intendentes que forma parte de las discusiones por el futuro del PJ a La Tecla. Incluso, ese mismo mensaje fue dado al hincha de San Lorenzo en una cena que él organizó el viernes por la noche y en la cual se le explicó que ya no podía hablar en representación de los intendentes. 

Por ello, generó malestar su presencia en la Cámara de Diputados previo al tratamiento del Presupuesto 2018: “¿en carácter de qué fue?” Cuestionó uno de los alcaldes del Conurbano. Su aparición en la Legislatura también fue un cachetazo para el matancero, porque los hombres del Conurbano vaciaron la reunión y los del interior que llegaron hasta allí, estuvieron 20 minutos esquivaron la foto y se retiraron con más bronca que consensos.

Como si fuera poco, la reunión realizada ayer por la tarde en la sede de Matheu fue otro gran fracaso para el hombre que conduce el PJ. Nuevamente la reunión fue vaciada y solo se presentó Alberto Descalzo (Ituzaingó) para repetirle a Espinoza que su tiempo al frente del PJ terminó, o deja las aspiraciones personales o le vacían el partido.

Así las cosas, el hombre que Cristina quiere para conducir el peronismo recibió el ultimátum, o cumple con los pedidos de los alcaldes o se queda con un partido vaciado.

En ese marco, de darse la despedida de Espinoza de las negociaciones, charlas y candidaturas, los intendentes no tendrían problemas en negociar los puntos de la unidad. 

El primero de ellos, o el segundo en realidad, es que en una posible unidad, los nombres que surjan no tengan ningún tipo de crítica. “Si hay un solo intendente que no lo acompañe, no puede ser el titular del PJ de la unidad”, explicaron desde la Tercera sección.

Con ese panorama, los nombres posibles serían dos. Desde la Primera sección el guiño sería para Alberto Descalzo, intendente de Ituzaingó, y quien logra “representar bien” a los mandamases de esa región. Mientras que en la Tercera sección el nombre candidateado para la unidad sería Fernando Gray, intendente de Esteban Echeverría.

Ambos alcaldes cuentan con un respaldo, ninguno de los dos apuestan a candidaturas provinciales a 2019. Ese punto fue uno de los acuerdos en las charlas previas. Para que no se utilice la plataforma del partido en aspiraciones futuras, el nuevo titular del PJ no puede tener deseos de pelear por el Ejecutivo en los próximos comicios. Por ello, también, Martín Insaurralde bajó su candidatura y priorizó su aspiración a Gobernador.

Con dichos puntos, el último, y no menor, es el visto bueno de Cristina Fernández de Kirchner. La senadora electa por la provincia de Buenos Aires debe levantar el pulgar para aprobar la nueva presidencia. Allí surge un problema, uno de los que tienen su visto bueno es Espinoza, pero el matancero es una gran piedra en el zapato para la unidad del peronismo. 

Así, con Gray y Descalzo como posibles presidentes del consenso pejotista impulsados por los pares de cada una de sus secciones, el que pica en punta es el hombre de Esteban Echeverría que cuenta con buena relación con la exmandataria y fue uno de los promotores de su candidatura a senadora. Además, Descalzo posee una gran interna en su distrito con la pata kirchnerista de Nuevo Encuentro.

Con ese panorama, la unidad del peronismo podría llegar a buen puerto. En ese sentido, este miércoles por la tarde comenzarán las reuniones. Por un lado se sentará en la mesa Insaurralde (Lomas de Zamora), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Hugo Corvatta (Saavedra), Juan de Jesús (La Costa), entre algunos de los hombres que impulsan a Gray. Por otro lado, Julio Pereyra (Florencio Varela) convoca a todos los intendentes para un encuentro el jueves, horas antes del cierre de listas.

En tanto, el interior que se ha posicionado en contra de la conurbanización del peronismo sería escuchado y si bien no tendrían un puesto a la cabecera de la posible unidad, lograría formar parte de la mesa de conducción. Es que, en los últimos años fueron marginados de la mesa chica y volverían a tener representación. Al menos, esa sería la oferta.

En ese sentido, desde el sector que busca recuperar el terreno perdido y darle mayor visibilidad al interior promueven como una salida a las divisiones al excandidato a senador, Jorge Taiana. Fue el intendente de San Antonio de Areco, Francisco "Paco" Durañona, quien lanzó el nombre del excanciller para sumarlo a la danza de posibles candidatos de la unidad. No obstante, desde el entorno de Taiana manifestaron a La Tecla que no se encuentra en línea con dicho pensamiento y actualmente está alejado de la discusión partidaria cumpliendo su rol académico en Italia.

Así las cosas, siempre y cuando Espinoza decline sus aspiraciones, los intendentes lleguen al consenso de un solo nombre y que este sea aprobado por Cristina, el peronismo tendrá su tan deseada unidad. Para llegar a eso, la rosca y las reuniones se intensifican a cada hora que pasa

Fuente:LaTecla