Miércoles 19 Diciembre 2018

Sin mayoría, Cambiemos volvió a conseguir la victoria total en la batalla por el Presupuesto

El oficialismo se las ingenió para lograr, sin mayoría propia, los dos tercios que necesitaba para aprobar los pedidos de endeudamiento. De yapa, dejó al peronismo en una nueva crisis de liderazgos, una que, se prevé, puede ser incluso más profunda que las anteriores.

En apenas dos semanas, y prácticamente sin contratiempos, Cambiemos logró, otra vez, lo que parecía imposible: aprobar un paquete de leyes que tiene Presupuesto, Ley Impositiva y hasta un “Pacto fiscal” que, en principio, resitieron algunos intendentes. Todo con el plus de haber conseguido los dos tercios de los votos afirmativos que requieren algunos artículos claves como los del endeudamiento.

Vidal y su tropa lo hicieron, otra vez, sin mayoría propia y hasta dándose el lujo de prescindir del grueso de soldados que ingresarán, fruto de su buena performance electoral, después del diez de diciembre. Fue una apuesta osada: apeló a los perfiles dialoguistas que, estiman, se esfumarán o se harán más escasos después de la renovación.

¿Dónde estuvieron los méritos? No sería osado decir que en el equipo. Lacunza armó un proyecto votable para la mayoría que le arrancó algunos elogios a la oposición. Federico Salvai articuló consensos con los intendentes, al igual que Manuel Mosca. Aisló a los más opositores en una nueva grieta, detrás de la otra grieta que todos conocen.

Cedió, pero poco: le puso flexibilidad a la idea de tutelar el gasto del Fondo Educativo, letra clara a los compromisos que implica la ley de inversión Público Privada. No necesitó poner sobre la mesa el Fondo de Infraestructura Municipal ni cambió una coma de los pedidos de endeudamiento. No encontró reparos a la idea de achicar el gasto político en la Legislatura, por más de 2 mil millones de pesos que quiere volcar a obras.

Así, dejó en crisis total al peronismo, que no pudo detener manos alzadas dentro de su núcleo duro. Los más habladores pasaron el debate en silencio, varios de los más reacios se subieron al consenso. La agenda legislativa de Cambiemos para 2018 no termina: faltan, según las promesas del Gobierno, la reforma de la ley de ministerios, la eliminación de las jubilaciones especiales y la ampliación del régimen de obligatoriedad para presentar Declaraciones Juradas. Después de lo de ayer, parece un trámite.

Fuente:Infocielo