Este fin de semana se presentó “Tartufo” en el Teatro El Mangrullo.

Con una producción pocas veces vista en nuestra ciudad y con un gran despliegue, la obra “Tartufo” tuvo una muy buena aceptación y repercusión positiva por parte del público presente.

En una adaptación de Marcelo “Chamaco” Valdez de la versión de Roberto Cossa del clásico de Molière, el Mangrullo una vez más apuesta a la cultura del teatro bajo la dirección de Carlos Teijón.

Es de destacar el trabajo de todos los actores, la adaptación y dirección, pues se aprecia claramente que la obra Tartufo, consigue crear un espectáculo con aristas muy particulares.

El protagonista en cuestión, un histórico embaucador que muy lejos de la grosería, hila muy fino su trabajo sobre el flamante escenario de El Mangrullo, logra amalgamar al resto del elenco y conectarse con el público de manera permanente a pesar de sus diferentes caras.

Sin lugar a dudas, Carlos Teijón junto a los protagonistas y colaboradores del teatro independiente, han mostrado este fin de semana una crítica al impostor y a los que se dejan engañar fácilmente porque se quedan en la superficie.

El espectáculo bolivarense está protagonizado por Claudia Ané como Pernelle y criada, Araceli Alfonso como Elmira, Hernán Creado como Cleante, Patricia Cobos como Mariana, Daniel Croce como Valerio, Yaco Casas como Damís, Marisol Inda como Dorina, Alejo Salgado Girondo como Orgón e Ignacio Rodriguez Gandola como Tartufo. En la parte técnica, Pablo Villanueva en sonido, Fabricio Real en luces, escenografía realizada por los alumnos del CEPEAC Nro. 1 Taller de Escenografía a cargo de Mariana Ron, edición de sonido Agustina Tortorella, fotos Nico Ruíz, dirección general y puesta en escena de Carlos Teijón.

Próximas funciones: Sábado 3, Domingo 4 y Sábado 10 de Noviembre.

Horario: Los Sábados a las 21:30 hs. y Domingo a las 20 hs.

Valor de la entrada general: $120.

partidodebolivar Este fin de semana se presentó Tartufo en el Teatro El Mangrullo03

partidodebolivar Este fin de semana se presentó Tartufo en el Teatro El Mangrullo04

partidodebolivar Este fin de semana se presentó Tartufo en el Teatro El Mangrullo05

partidodebolivar Este fin de semana se presentó Tartufo en el Teatro El Mangrullo06

partidodebolivar Este fin de semana se presentó Tartufo en el Teatro El Mangrullo07

partidodebolivar Este fin de semana se presentó Tartufo en el Teatro El Mangrullo08

 

Obra TARTUFO (Fuente: Wikipedia)

Tartufo o el impostor (Le Tartuffe ou l'Imposteur) es una comedia en cinco actos escrita en versos alejandrinos por Molière y estrenada en París el 12 de mayo de 1664 en el Teatro del Palais-Royal.

Argumento

Orgón es un personaje bastante importante que ha caído bajo la influencia de Tartufo (Tartuffe es el nombre dado a la trufa es un hongo escondido bajo tierra), un falso de devoto, que busca quedarse con todos los bienes de Orgon. De hecho, los únicos que no se han dado cuenta de la verdadera naturaleza de Tartufo son Orgón y Madame Pernelle, su madre. El mediocre y ladino Tartufo exagera la devoción y ha llegado a ser el director espiritual de Orgón. Este aventurero está tratando, además, de casarse con la hija de su benefactor, al tiempo que trata de seducir a la segunda esposa de éste, Elmira, mucho más joven que su marido. Una vez desenmascarado, tratará de aprovecharse de unas donaciones (firmadas) que Orgón le ha transmitido para tratar de echar a éste de su propia casa. Va incluso ante el rey, pero éste, hace que Tartufo sea detenido debido a que se da cuenta de que Tartufo es un estafador buscado.

Intenciones de Molière

Al escribir esta obra, Molière ataca un bastión muy influyente: los falsos devotos. Entre ellos se encuentran hombres religiosos sinceros pero también manipuladores conscientes del poder que puede proporcionarles su devoción. Este segundo grupo es el que el autor ataca.

Con la situación doméstica que Molière refleja en el Tartufo quiere reflejar al mismo tiempo la situación política en Francia: Luis XIV, monarca absolutista de poder no discutido (comparable al de un padre de familia), estaba rodeado de una serie de personas que se dieron cuenta de que la única manera de mandar en Francia era acercarse al rey e influirle, presentándose como personas de pleno sentir religioso y moralidad intachable.

Molière quería que la autoridad real se ejerciese y se alejase a esas personas, que fueron las que no permitieron la representación del Tartufo (ni siquiera bajo el título El impostor), por lo que tuvo que alterar su obra en varias ocasiones. De hecho, el último acto enseña cómo la familia sólo puede apelar a una fuerza exterior. Él quería que eso, trasladado al plano político, simbolizase que sólo el rey y la justicia real podían resolver los problemas del pueblo francés.

El rey lo comprendió y levantó la prohibición de la obra en 1669.

Personajes de la obra

Orgón: Gran burgués parisiense, que goza de una buena situación económica y social. Es una persona autoritaria, lleva las riendas de su casa y hace observaciones pertinentes a los miembros de la familia. No obstante, gracias a la influencia de Tartufo, se presenta como un ser idiota e intratable. Con Tartufo en la casa, carece de autoridad y de voluntad, además de buen sentido. Está casado con Elmira. Es el único en la casa, además de su madre, Madame Pernelle, que no se da cuenta de la evidente farsa del Tartufo. A pesar de ser un hombre bastante inteligente y sensato, es muy temeroso de los castigos divinos, sobre todo del castigo de acudir al infierno tras una vida pecaminosa. Por eso cree ciegamente en todo lo que dice Tartufo, aunque esto vaya en contra de los intereses de su familia. De hecho, por su ceguera con respecto a Tartufo, llega a expulsar a Damis de su propia casa, a planear el casamiento de su hija Mariana con Tartufo, e incluso a cambiar la herencia para que toda fuera a parar a manos del falso beato. Durante los cuatro primeros actos, Orgón es un muñeco en manos de Tartufo, y apenas sale de su engaño, lo vemos pasar al extremo opuesto: es un hombre colérico, exagerado y muy cómico (especialmente en la escena de debajo de la mesa, mientras escucha al Tartufo hacer proposiciones indecentes a su mujer Elmira).

Dorina: es la fiel criada de la casa de Orgón. A pesar de ello, tiene mucha confianza con la familia, y gracias a ello puede entrometerse en la vida de esta, así como en el conflicto ocasionado por Tartufo. No responde al arquetipo de criada inculta y malhablada, sino que es muy inteligente y perspicaz, por lo que sus consejos y comentarios son muy acertados e irónicos, de gran comicidad, debe de ser un personaje divertidísimo de interpretar, ya que además de sus gestos y miradas al público, también se expresa en un lenguaje típico del pueblo llano, añadiendo aún más comicidad a la escena. Su presencia es vital en la obra, pues es ella la que maquina el engaño hacia Tartufo, con el objetivo de desenmascararlo. Es la primera en darse cuenta de las intenciones de Tartufo con respecto a la familia, hacia Orgón, hacia Elmira, etc. Es alegre, simpática, valiente, y durante toda la obra actúa como la portavoz del sentido común.

Tartufo: en la versión a comentar, el personaje del Tartufo es algo así como un bufón falsamente devoto (de hecho, Molière iba vestido de juglar o de bufón al interpretarlo, provocando una escena aún más rocambolesca), pero el papel es algo ambiguo, pues es representado más bien como un cura o un fraile de la época, que incluso tiene un ayudante. En las versiones posteriores, Tartufo pasa a ser un falso devoto en lugar de un sacerdote debido a que la Iglesia se quejó ya que lo consideraba una ofensa.

Tartufo es el personaje principal de la obra, pues en torno a él se desarrolla toda la trama. Aparece en esta tardíamente, pero aun así sabemos como es por los comentarios que hacen los otros personajes. Desde el primer momento, por su malicia e hipocresía se nos hace odioso, verdaderamente odioso. Por sus engaños, es un hombre bastante listo y rastrero, que no duda en engañar y aprovecharse de los inocentes que creen en su palabra. Tiene un aspecto de bufón que hace reír al público, pues sus comentarios acerca de su supuesta pobreza no se corresponden en absoluto a su buen estado de salud (de hecho, es descrito por Dorina como gordo, colorado, con mucho apetito, etc.)

Damis: el hijo de Orgón. Es un personaje que dice todo lo que piensa, muy apasionado, a veces resultando excesivo (Dorina teme que pueda echar a perder todo el plan ideado para desenmascarar a Tartufo), pero ante todo leal a su familia, y de buen corazón. Su padre, dejándose llevar por la ira, echa de casa a Damis, porque piensa que su hijo lo ha traicionado al ultrajar a Tartufo. Se da a entender que pueda estar enamorado de la hermana de Valerio y que por ello apoya la relación entre éste y Mariana.

Mariana: la hija de Orgón. Es joven y bella, por ello su padre decide casarla con Tartufo, a pesar de que ella estaba previamente comprometida con Valerio, el verdadero amor de su vida. Es muy obediente, sobre todo con los mandatos de su padre, y en ningún momento se rebela con firmeza sobre la idea de casarse con el falso beato, pues desobedecería la orden de su amado padre Orgón. De hecho, es Dorina y su madre Elmira las que se manifiestan más en desacuerdo con el imperativo de Orgón. No participa demasiado en la obra.

Valerio: el novio de Mariana. Cuando se entera de que Orgón planea casarla con Tartufo se ofende y decide dejarla, pero Dorina logra poner paz entre ambos.

Cleanto: Es el cuñado de Orgón, hermano de la primera esposa de éste. Es soltero, o por lo menos en la obra no se menciona lo contrario. Es muy calmado, al contrario que Damis, y por sus comentarios es de extremada inteligencia. Tiene una mentalidad muy analítica, racionalista y metódica. Sus consejos son muy apreciados por la familia, en todos los ámbitos, tanto en política y economía con Orgón, como con otro tipo de consejos. Junto a Dorina, es de los personajes más inteligentes y sensatos de la obra. Aun así, gracias a la ceguera de Orgón, llega a pelearse con él porque no quiere ver la realidad tal y como es. Por otra parte, es quizás el personaje menos cómico o gracioso de la obra, pues siempre actúa con gestos calmados y con comentarios largos y exentos de pasión.

Madame Pernelle: la madre caprichosa de Orgón. Es de ideología muy tradicional y bastante retrógrada. Se muestra de acuerdo en todo momento con la presencia de Tartufo en la casa, incluso cuando al final tanto Orgón como el resto de la familia han desenmascarado a Tartufo, sigue apoyando sus actos. La comicidad de este personaje reside precisamente en eso, en el aspecto de ancianidad que expresa, mezclado a los comentarios típicos de abuela entrometida. Por ejemplo, una escena muy graciosa en la que Madame Pernelle participa es cerca del principio, donde critica los comportamientos de los miembros de la casa de Orgón de forma autoritaria, a la par de cómica.

Flipota: La empleada de Madame Pernelle. Sale en el Acto Primero, y no habla.

Leal: Alguacil que aparece en el acto quinto, escena IV. Es el alguacil que es mandado por Tartufo para decir a Orgón que Tartufo era el dueño de su casa y por lo tanto él debía desalojar el lugar. Se caracteriza por ser una persona muy educada y correcta para hablar.

Elmira: segunda esposa de Orgón, mucho más joven que él. Se presenta como una mujer con criterio propio, sensata y moderada a la vez que resuelta y con capacidad para tomar decisiones y luchar por la defensa de su familia. Rechaza claramente la hipocresía tanto como las posiciones de víctimas en las mujeres.