Domingo 16 Diciembre 2018

La Provincia declaró la emergencia agropecuaria para 27 distritos

La mayoría de ellos fueron beneficiados a causa de la sequía que sufrieron desde octubre del año pasado. Otros dos a raíz de los incendios. Mientras tanto, el resto de solicitantes deberán completar la justificación de su pedido.

Se desarrolló hoy una nueva reunión de la Comisión de Emergencia y Desastre Agropecuario de la Provincia de Buenos Aires (CEDABA), en la que se declaró la emergencia para municipios que se encuentran afectados por la sequía y se determinó que habrá plazo hasta el viernes 20 de abril para los distritos que aún no enviaron la documentación correspondiente.

Fueron declarados en emergencia: Alberti, Bragado, Navarro, Tornquist, Saladillo, Puan, Coronel Suárez, 25 de Mayo, Saavedra, Pergamino, 9 de Julio, Bolívar, Castelli, General Belgrano, Ramallo, Bahía Blanca, Adolfo Alsina, Junín, Daireaux, Olavarría, General Alvear, Guaminí, Azul, San Nicolás, Exaltación de la Cruz, Campana y La Madrid.

Para medir grados de afectación se utilizó en la oportunidad un índice que la cartera de Agroindustria trabajó con la Dirección de Clima de INTA como respaldo institucional. Se trata de una variable que también será usada por Córdoba y Santa Fe y -finalmente- por la Nación en el momento de la homologación.

La CEDABA está integrada por representantes del Estado y las entidades del sector agropecuario a nivel provincial. Su función es analizar la documentación correspondiente en cada solicitud para resolver las declaraciones de emergencia agropecuaria.

Estas medidas permiten, específicamente, beneficios impositivos para campos con más del 50 por ciento de afectación como prórrogas en el pago de impuestos como el Inmobiliario Rural y reprogramación de obligaciones con el Banco Provincia.

Otros distritos que también solicitaron la declaración de emergencia deberán seguir esperando, ya que desde el Gobierno provincial evalúan que aún no cumplimentaron los requisitos, sin fecha para un próximo encuentro de la CEDABA.

La declaración de emergencia supone beneficios impositivos para los productores agropecuarios y acceso a créditos subsidiados, abriendo la puerta, además, a ayudas por parte de la Nación.

Según estimó Matías de Velazco, titular de Carbap, la sequía significó una baja del 60 por ciento promedio en el nivel de lluvias entre octubre y marzo, en comparación con el mismo período del año pasado.

De acuerdo a la organización ruralista, resultaron afectadas unas 13 millones de hectáreas y se perdieron unos 12 millones de toneladas de granos, además de 120 mil toneladas de carne.

Fuente: La Tecla

Institucional

Institucional 350x87px

partidodebolivar agro millennials

partidodebolivar John Deere

partidodebolivar Servi Home